Usted está aquí

Leche de Cabra

La leche de cabra es considerada por investigaciones científicas como la leche sustituta a la leche materna, que coadyuva en la recuperación de diversas enfermedades, y considerada como uno de los mejores alimentos para ancianos y niños.

La leche de cabra es un alimento hipoalergénico para personas que sufren eczemas, asma, catarros crónicos, dolor de cabeza, colitis, úlceras de estómago, dolores abdominales y oclusión epigástrica a causa de la alergia a la leche de vaca y/o de soja.

Pero en comparación con la leche de vaca sus beneficios nutricionales no acaban aquí, ya que la leche de cabra contiene incluso una mayor cantidad de ácidos grasos esenciales. Esto significa que ayuda a disminuir los niveles altos de colesterol total y triligéridos, reduce las transaminasas altas(GOT y GPT) y previene enfermedades cardiovasculares.

En las personas que son intolerantes a la Lactosa, se ha encontrado que al consumir leche de cabra no se producen reacciones adversas debido posiblemente a que esta Lactosa es un isómero de la de la leche de vaca así como a la  alta digestibilidad de la leche de cabra que se digiere en 20 minutos en el estómago, razón por la cual no llegan cantidades apreciables al intestino grueso lugar  donde se produciría la reacción para la lactosa.

Para  las personas que son diabéticas, la leche de cabra contiene factores bioactivos tales como insulin like growth factor (IGF-1).

La leche de cabra es particularmente rica en la Coenzima Q, la cual en Brasil los  científicos Mueller y Sangiorgi, 1980, le han atribuido cierta actividad anticancerinógena, destacándose que las personas que son sometidas a la quimioterapia, al tomar la leche de cabra se les disminuyen todas las reacciones secundarias tales como la caída del pelo, los vómitos y la asimilación de los otros alimentos.

También la leche de cabra contiene el 1 % de  ácido linoleico conjugado, lo que representa una  cantidad alta y a este  se le atribuye un efecto anticancerinógeno.

Un litro de leche de cabra proporciona por día toda la proteína que un niño necesita hasta los 8 años de edad y el 60 % hasta los 14 años .

Un biberón de leche de cabra dura 20 minutos en digerirse completamente en el estómago.

De 300 casos diagnosticados con alergia a la lactoalbúmina de la leche de vaca que causaba asma, 270 se curaron a las 6 semanas de usar leche de cabra.

Por sus altas cualidades de poder buffer (neutralizante de la acidez) es muy utilizada para quienes padecen de úlceras estomacales y otros problemas digestivos que requieran tratamientos con drogas antiácidas.

El poder buffer es el efecto en el cual la leche de cabra previene cambios en la reacción (ó valor de pH) de los fluidos, absorbiendo una cantidad de ácido o alcali. Esta característica es muy importante en el tratamiento de la úlcera péptica, cuando la constante irritación por la acción de los jugos digestivos es dañina para el revestimiento del tracto digestivo. Los principales componentes buffer de esta leche son las proteínas y los fosfatos.